A nadie escapa que actualmente el mercado de los videojuegos cuenta con un cierto componente nostálgico que se ha manifestado en distintas formas. Lo hemos visto desde juegos en formato 8-Bits como Shovel Knight, hasta las ya conocidas reediciones del NES y el SNES, siendo estas últimas verdaderos productos de culto cada una en su momento. Sin embargo, gracias a esta emoción por la nostalgia algunos proyectos olvidados aunque prometedores podrían estar de vuelta. 40 Winks para N64 constituye un buen ejemplo.

40 Winks es el nombre de un título de plataformas desarrollado por Eurocom para el primero de los PlayStation, el mismo resultó tan exitoso que inclusive se planteó llevarlo al Nintendo 64 debido a sus buenas ventas en la consola de Sony. Sin embargo, una serie de factores llevaron el proyecto a su cancelación, aunque según informaciones recientes, ésta nunca fue algo definitivo.

O al menos eso nos hicieron pensar por alrededor de 2 décadas.

Piko Interactive es un desarrollador curioso, pues principalmente se enfoca en ampliar el catálogo de consolas clásicas a través de juegos actuales. 40 Winks no es exactamente algo de 2018, pero sin duda es algo que los usuarios de la plataforma de 64-Bits de Nintendo se quedaron con las ganas de probar. Por lo que Piko ha lanzado una campaña de Kickstarter con el fin de traer de vuelta este proyecto cancelado.

Lo interesante del asunto no radica en sí en el hecho de concretizar un proyecto de finales de los 90s que quedó en el limbo. Sino más bien la manera en que se proponen hacerlo, pues se pretende relanzar 40 Winks tal como estaba previsto en el plan orginal.

Es decir, como cartucho para la mítica Nintendo 64.

Se sabe de sobremanera que un esfuerzo de este tipo implicaría una logística increíble en términos de producto, puesto que habrá que fabricar una gran cantidad de cartuchos entre otros aspectos. Para que campañas de este tipo sean exitosas se requieren ciertos incentivos que por supuesto, Piko Interactive ha tenido muy en cuenta.

Actualmente la campaña ha rebasado la proeorder de 200 mil unidades y con ello el estudio se ha comprometido a la realización de una nueva versión del juego para el también muy clásico Sega Dreamcast. Sin duda alguna proyectos como este nos ponen ante una cara de la nostalgia que trasciende la descarga digital de un título pasado, pues se trata de verdaderas piezas de colección dignas de una cápsula del tiempo.