En la década actual, es casi imposible hablar de videojuego competitivo y Esports sin valorar el factor streaming. Estas transmisiones en directo se han desarrollado en paralelo con diversas competencias de distintos juegos y han hecho posible que los Esports evolucionen en un verdadero fenómeno de masas; se puede incluso afirmar que el streaming era un componente fundamental para que tal desarrollo se diese oportunamente.

Tanta es la importancia de transmitir en directo que Facebook ha decidido entrar en este rubro con una plataforma propia. En principio se pretende suplir las carencias que otras como Twitch y YouTube pudiesen tener como medio de difusión de este tipo de contenidos.

Pero aparte de todo esto, hay otros factores que dan al streaming su fuerza e importancia actuales.

Muy buena parte del secreto de la esta efectiva dualidad ha sido que las transmisiones aportan a los jugadores y entusiastas que las siguen en 2 sentidos principalmente: Aprendizaje y acercamiento. En principio y al menos en teoría, cualquiera que disponga del tiempo, la destreza y el equipo adecuado puede correr una transmisión; pero para que ésta resulte atractiva para los seguidores ya sea de League of Legends, Overwatch o Super Smash Bros. –por mencionar algunos- es fundamental que vaya más allá de jugar ante miles de usuarios.

Es por ello que en términos generales existe una relación inequívoca entre el contenido y el streamer. Sobre todo en los últimos tiempos, los canales y cuentas más visitados son aquellos que puedan aportar algo al jugador en el sentido de mejorar y aumentar su nivel; en este contexto de la búsqueda de aprendizaje caben también los canales y cuentas que retransmiten las competencias más prestigiosas e importantes, pues se sobreentiende que de los mejores pueden aprenderse los tips más efectivos.

“Ver más allá de lo evidente.”

Por otra parte y siempre en el sentido del aprendizaje, el streaming nos ayuda a tener una mejor percepción del entorno. Esto parte de que al menos mientras miramos una transmisión, podemos percatarnos de algunas cosas que por la adrenalina del juego se nos suelen pasar por alto, ya que al menos en esta circunstancia estamos libres del control de la partida que tenemos enfrente; por lo tanto nos es más fácil prestar atención a los detalles del entorno y algunos movimientos. Desde luego, la recurrencia juega un papel muy importante para sacar jugo a nuestra experiencia, por lo que se recomienda dedicar alrededor de 3 horas al streaming por cada 10 de juego.

En este sentido el factor aprendizaje opera como un ganar-ganar, puesto que al tiempo que aprendemos algunas destrezas útiles el streamer se autopromociona y gana seguidores. Es aquí donde cobra importancia el acercamiento con el público, pues no sólo se trata de que nos sirva lo que estamos viendo, sino de hacerlo interesante y entretenido. Para lo cual muchas veces otras finalidades se añaden a la transmisión; entre esto podemos citar algunos que se hacen con fines benéficos o por lograr un determinado objetivo dentro de una partida.

Al igual que una transmisión mediática regular, muchos streamings son patrocinados por marcas y productos importantes, por lo que es válido realizar alguna dinámica en la que el público participe. En la medida que se tiene acercamiento con el público es importante hacerles sentir que ellos también son parte de esto, por lo que también una posible partida en directo con algunos afortunados elegidos es también una opción.

Indistintamente de la plataforma, es un hecho que el streaming es parte de un mundillo en que la competitividad y entretenimiento van de la mano, con el plus de lograr un acercamiento pocas veces visto con gente que admiramos y aprender directamente de ellos. Sin duda alguna es algo que distingue a los Esports de otros ambientes competitivos, pues la camaradería lo hace posible.

Compartir
Licenciado en Economía por la Universidad de El Salvador graduado en 2015 y editor de Frikisismo.com Apasionado de la cultura japonesa y las artes marciales, gusta de coleccionar objetos, escuchar música, jugar Videojuegos y ver Anime.