-Primera entrega-

La inclusión de los Esports en la palestra del olimpismo moderno es un tema sin duda alguna, algo espinoso. Muchas veces en distintas comunidades con escena competitiva fuerte hemos llegado a tocar a esta situación, a veces en broma, a veces seriamente. Pero que de un tiempo para acá suena cada vez más fuerte y casi hasta podría parecer algo real en un futuro cercano.

Y es que en tan sólo una década, los Esports han logrado un nivel de organización y competencia bastante serio y sólido. Inclusive existen varios equipos tales como Smash en Español, Azure Knights y agencias como Zaga Talent. Un dato curioso acerca de estas entidades competitivas es que en sí, todo el equipo es uno solo, pero se cuenta con jugadores especializados para distintas ramas, es decir, juegos tan variados como FIFA, Pokémon, DOTA 2 y Super Smash Bros. Ahora bien, este es solamente un aspecto superficial y hasta un poco obvio; por lo que el tema requiere una discusión mucho más profunda.

¿Tienen los Esports lo que se necesita para ser incorporados al Ciclo Olímpico?

Un primer asomo y quizá el más evidente es que en sí, los videojuegos son una actividad bastante sedentaria a primera vista. Por ello, este es uno de los argumentos más utilizados contra su inclusión. Si se tiene en cuenta el precedente del Ajedrez, una resolución favorable a los Esports es un tema complicado, recordemos que el llamado juego ciencia está reconocido por el Comité Olímpico Internacional (COI) como disciplina deportiva, más no así para su inclusión en competencias olímpicas, este punto lo analizaremos a detalle posteriormente.

Durante el primer tráiler del Nintendo Switch y con Splatoon 2 como bandera, la Gran N quiso dar el mensaje que tiene interés en este ambiente competitivo.

El tema ha entrado al debate en tiempos recientes dado que salta la vista el alto nivel organizativo, competitivo y económico que se ha visto a lo largo de la época en las distintas escenas de Esports. Al punto que se le compara con torneos y competencias reconocidas a nivel mundial de distintas disciplinas. En torneos como el mundialmente famoso EVO, que es la meca de los juegos de pelea competitivos se observa un nivel de profesionalismo comparable al del boxeo o las artes marciales mixtas. Inclusive grandes agentes de la industria se han percatado de esta realidad de cara a lanzamientos futuros, ¿Recuerdas la aparición de Splatoon 2 en el primer tráiler del Nintendo Switch?

Cuestión de valores.

A nivel de estructura, es claro que se tiene lo que hace falta. Sin embargo, el COI valora una posible resolución futura en base a los valores del movimiento olímpico. Ya que como saben los entendidos, el objetivo de la magna competición es promover la amistad, el respeto y la paz entre los pueblos, al menos durante los días de la competencia.

De esto se desprenden ciertos valores que han de ser observados en una actividad deportiva específica para ser admitidos en el ámbito del olimpismo. Asimismo, que dentro de la misma exista una estructura organizativa que garantice la regulación y prohibición de ciertas prácticas indebidas, como las apuestas ilegales, dopaje y amaño de resultados.

En los Esports es tal el nivel de profesionalismo y organización que todos los equipos están debidamente uniformados y asimismo hay muchos patrocinios importantes, de igual manera es una actividad en la que no existen barreras raciales o de género. La foto corresponde al team MTB Valkyries, de Malasia.

Esto último tiene estrecha relación con el tema de valores en el sentido que todos ellos se sintetizan en un ambiente de juego limpio y sana competencia, sin otro tipo de intereses en juego. Para ser específicos el movimiento olímpico estima 3 puntos fundamentales en el tema de valores: Excelencia, amistad y respeto.

En este sentido, las comunidades de Esports llenan el requisito de sobremanera, puesto que cada equipo o competidor se entrena con esmero para lograr el mejor resultado posible con la mayor de sus capacidades, promueven la sana convivencia y el intercambio cultural y existe un contexto en que las reglas se respetan al pie de la letra y se aceptan los resultados con madurez y seriedad.

A simple vista, las razones y los argumentos a favor de los Esports son muchos, ya que en la escena competitiva se da una gran observancia de los referidos valores. Sin embargo todavía se objeta la posible inclusión de los Esports en el olimpismo en base a otros factores que superficialmente juegan en contra, pero que son fácilmente argumentables.